lunes, 11 de febrero de 2013

El oficio de escribir

Deporte de riesgo. Fuente de la imagen en Internet

He leído estas páginas como si fueran el espejo de toda mi vida, retrato de lo que fui y de lo que soy, y lo he hecho con la misma nostalgia con la que hojeamos ese álbum de fotos escolar donde nuestro rostro, insultantemente joven, resuena como una bofetada en nuestro achacoso ánimo. A lo mejor se escribe precisamente para eso, para ilustrar con tinta novelesca las hojas de un álbum fotográfico en el que vernos retratados cuando el pasado empiece a amarillear.